Viajes Responsables Ismalar Rutas

Viajes a Marrakech

Marrakech

Gran ciudad del suroeste de Marruecos que da nombre a este reino. Capital de la región Marrakech-Tensift-Al Haouz, situada en una encrucijada de caminos que une el Atlas, el Sáhara y el Atlántico.

La llamada “Ciudad Roja” es una de las más emblemáticas del país, moderna y tradicional a la vez, organizada y caótica, opulenta y mísera... Una ciudad de contrastes que fascina a los viajeros por su diversidad.

Es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, ya que ha sido capital de varias dinastí­as del reino, almorávides, almohades y saadíes la eligieron como capital. En ella se unen las dos culturas mayoritarias que pueblan el paí­s, la árabe, más instalada en llanuras, ciudades y zonas de fácil acceso y la amazigh (bereber) que suele poblar las duras montañas, el desierto y las áreas de difícil acceso, zonas a las que se trasladaron tras la invasión de la cultura árabe.

Su centro neurálgico es la plaza Jemaa el Fna alrededor de la cual se extiende la medina antigua, rodeada por una vasta muralla de la época de los almorávides, uno de los pocos vestigios que quedan de esta dinastí­a después de la devastación que llevaron a cabo en la ciudad sus sucesores, los Almohades, al convertirse en dinastía dominante.

En sus zocos podemos encontrar los más diversos productos de todo el país y del extranjero, una sucesión de comercios de todo tipo se reparten a lo largo de muchos de los callejones de la medina, vendiendo babuchas, chilabas, lámparas, joyas, antigüedades, especias, cosméticos naturales... Productos que son ofrecidos a los viajeros por los insistentes comerciantes, hábiles vendedores capaces de convencer a cualquiera de la absoluta necesidad de adquirir uno de los artículos de su bazar (hay que tener en cuenta que algunos de los productos que se venden en estas tiendas son o provienen de especies protegidas, o incluso pueden ser productos ilegales, el turista debe tener en cuenta la ley a la hora de hacer sus compras y respetarla con la máxima rigurosidad, tanto por responsabilidad con el medio como para evitar problemas en la frontera).

En la misma plaza hay a diario todo tipo de espectáculos, curanderos, encantadores de serpientes, puestos de comida, aguadores... Declarada por la UNESCO Patrimonio Oral de la Humanidad. También desde ella podemos disfrutar de vistas de la mezquita Koutoubia, una de las obras más importantes de la arquitectura hispano-morisca, construida por el almohade Yusuf Al Mansur, con su gran minarete de 70 m. gemelo de la Tour Hassan en Rabat y de la Giralda en Sevilla.

Otros monumentos se reparten por la medina, palacios como el Bahia o el Badi, del que sólo quedan algunos restos, museos como los de Dar Si Said o el de Marrakech, la Medersa Ben Youssef, las tumbas Saadíes...

La ciudad moderna, modelo de urbanismo en Marruecos, contrasta con la antigua por el orden que la caracteriza. Una normativa municipal establece que todos los edificios de la ciudad moderna deben estar pintados del mismo color “asalmonado” y que ningún edificio puede superar la altura de la Koutoubia. Amplias avenidas sombreadas por naranjos y pistaceas con medianas floreadas, jardines, que se reparten cada pocos metros, en los que los habitantes huyen del humo de los miles de coches que inundan la ciudad y del calor del verano, campos de olivos y naranjos a poca distancia del mismo centro... Hacen que Marrakech sea quizás la ciudad más agradable del país. Además en ciudad moderna se reparten todo tipo de servicios para el turismo, hoteles de todas las categorías, restaurantes, locales de ocio. Marrakech ofrece la posibilidad de pasar la noche más animada que podamos encontrar en Marruecos. Los barrios más conocidos de la ciudad moderna son Gueliz(que toma su nombre de la iiglesia que construyeron los franceses durante el protectorado), Hivernage y el Palmeral. En esta parte de la ciudad merece la pena visitar el frondoso Jardín Majorelle, el agradable Arset Moulay Abdeslam (muy cercano a la medina) y el conocido jardín de la Menara con su estanque y su pavellón, especialmente atractivo en los meses de invierno, cuando las las espectaculares montañas y nieves del Atlas se reflejan en las aguas del estanque.

Al atardecer, como casi todas las ciudades de Marruecos, la ciudad se ve invadida por todos sus habitantes que salen a la calle a pasear o que regresan a sus casas después del trabajo, motos, coches, carros y bicis se ven inmersos en un caos circulatorio que poco a poco va dejando paso a la tranquilidad de la noche.


Cómo llegar:

En Avión: Con la llegada de las compañías de bajo coste, se puede volar desde Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla con Ryanair y desde Barcelona con Vueling a precios módicos. Royal Air Maroc también tiene precios interesantes en aquellas líneas en las que compite con las compañías de bajo coste.

En Tren: La compañí­a marroquí de ferrocarriles ONCF enlaza todas las grandes ciudades del norte de Marruecos y de la región Atlántica ofreciendo muy buenas comunicaciones con Marrakech y con opción de literas para viajar de noche.

En Bus: En Marruecos existen múltiples compañías de autobuses que viajan a todas la ciudades y pueblos aunque algunas no ofrecen la seguridad adecuada: Nosotros recomendamos la compañía CTM y Supratours (compañía de buses perteneciente a ONCF que cubre los trayectos que no cubre el tren)


 

Do you have a property you'd like to list? Click here to join the party!
 
Reserva inmediata
0.0

TransAtlas BTT Comparar

Reserva inmediata
0.0
Reserva inmediata
0.0

 

Precios desde -
150.00€  Por día
150.00€ For 1 Días
150.00€  Por día
Precios desde -
150.00€ For 1 Días
Reserva inmediata
8.0
Reserva inmediata
0.0

kedougou dakar chaouen cachouane keur bamboung zaouiat ahansal merzouga marrakech chefchaouen

¿No te encaja ninguna ruta?